Noticias
Loading...

TUBERCULOSIS Y LA SALUD MENTAL

Lima, Perú / KRONOS365 / 21-02-2018.-  Las personas que padecen tuberculosis multidrogorresistente (tuberculosis resistente a la isoniazida y la rifampicina) sufren distintos cuadros emocionales que dificultan su mejoría, según un estudio cualitativo realizado por la ONG Socios En Salud, filial de Partners In Health.

El estudio realizado en Lima durante 08 años, da cuenta que los pacientes con tuberculosis multidrogorresistente presentan las siguientes características que afectan su mejoría:

  • Temor a contagiar a sus familiares.
  • Estigma de la sociedad y la familia respecto a su enfermedad (y su consecuente aislamiento)
  • Tendencia a abandonar el tratamiento debido al largo tiempo que deben tomar las pastillas para curarse.
  • Dificultades socioeconómicas (ya que no pueden laborar mientras se encuentran en tratamiento).

La Directora de Proyectos de la ONG, Psic. Carmen Contreras indicó que en la recuperación de un paciente con tuberculosis y especialmente en quienes tienen la del tipo multidrogorresistente, no solo es importante el tratamiento médico (pastillas e inyectables), sino también el acompañamiento emocional del paciente y su entorno. “Un tratamiento integral multidisciplinario en el que las enfermeras comunitarias visiten al paciente, se dé atención a sus necesidades emocionales, se cree un buen clima con la familia para destruir algunos estigmas en torno a la enfermedad, son cruciales para la recuperación de la persona con tuberculosis y su reinserción a la sociedad”, indicó.

La especialista, recordó que en los 21 años que Socios En Salud tiene trabajando en el Perú en casos de tuberculosis, se ha detectado como un gran problema la adherencia al tratamiento. Muchos se cansan y dejan de tomar las pastillas por el estrés que provoca tomar a diario un cúmulo de estas. “Allí entra el soporte psicoemocional”, señaló Contreras.

Es por ello que la organización que representa, ejecuta en Lima algunas estrategias de apoyo emocional, gracias a las cuales muchas personas pueden superar esta penosa enfermedad:

  • Visitas de rutina a la casa de los pacientes por parte de enfermeras comunitarias.
  • Consejería y asesoría para los pacientes y su familia.
  • Organización de grupos de terapia para compartir y enfrentar juntos los retos presentados por la enfermedad.
  • Servir como co-terapeutas profesionales de salud mental.
  • Coordinación y participación en actividades recreativas y celebraciones simbólicas para los pacientes (cumpleaños y días festivos)
  • Señales de apoyo, atención y confianza tales como abrazo, formación de amistad

Foto: Internet




Color Examples