Noticias
Loading...

LA CORPORALIDAD CONDUCE A UN MEJOR AUTOCONOCIMIENTO

Lima, Perú / KRONOS365 / 14-03-2018.- En un proceso de transformación personal a través del coaching, la corporalidad es una herramienta poderosa que conduce al autoconocimiento, permite a la persona identificar y descargar alguna emoción contenida en su cuerpo, entre otros beneficios. Al respecto, Jorge Peralta, miembro del equipo docente de la Diplomatura de Coaching Profesional de la Pontificia Universidad Católica del Perú – PUCP, sostiene que reconocer nuestra corporalidad es sencillo pero no solemos hacerlo.

En un proceso de coaching se contemplan tres dominios: el lenguaje, las emociones y el cuerpo de la persona, los cuales se interrelacionan en una estructura de coherencia. “En el coaching, la corporalidad es una herramienta poderosa que conduce a un mejor autoconocimiento, ya que, a través de la danza, los ejercicios corporales, la meditación, etc., podemos interactuar con nuestra corporalidad para tener un mejor panorama en la sesión de coaching”, explica Peralta.

La corporalidad expresa el sentir y la carga emocional en nuestro cuerpo cuando, repentinamente, empezamos a notar molestias o dolores infundados en el cuello, la espalda o los tobillos y lo relacionamos con estrés. “La corporalidad siempre está presente, pero nos cuesta manifestarla. Por ejemplo, cuando gritamos gol en un espacio familiar, nuestra expresión de exclamación,  ¿es igual que cuando estamos en otro lugar? ¿Qué crees que nuestro cuerpo calla, a dónde se va toda esa emoción? Allí trabaja el coaching corporal”, sostiene el coach de la PUCP.

EXPRESIÓN DE LAS EMOCIONES
Según explica, Jorge Peralta, “existe una significativa relación entre el cuerpo y las emociones, por ello, consideremos cómo diversos factores externos nos emocionan y, a la vez, gatillan reacciones corporales de las cuales no somos conscientes. Por ejemplo, cuando sentimos cólera, ¿nos hemos percatado de lo que sucede con nuestro cuerpo, nuestra respiración o la forma de caminar? ¿Qué pasa con todo eso que el cuerpo no expresa, dónde lo guardamos?”.

Es posible gestionar las emociones utilizando la corporalidad porque, al ser conscientes de las respuestas del cuerpo a estímulos externos, podemos evitar que esta emoción llegue a un grado alto que pueda provocar consecuencias posteriores. “Siguiendo el ejemplo del enojo, mediante la corporalidad podemos ser consciente de sus efectos y, automáticamente, relajar las partes de nuestro cuerpo que acompañan esta emoción y así ir gestionándola para nuestro bienestar”.

EL KOMENTARIO
“El cuerpo y las emociones están en la raíz de cualquier intento de transformación personal, ya sea en procesos de coaching de vida como organizacional. Hoy, el lenguaje sigue siendo la brújula que orienta y le da un sentido profundo al desarrollo humano, pero es en el cuerpo, donde se asienta y sostiene un proceso de cambio trascendente”, concluye el especialista.

Foto: Difusión




Color Examples