Noticias
Loading...

LA AVENTURA DE ALEX ROSAS EN EL SÓTANO

Lima, Perú / KRONOS365 / 17-04-2017.- Según cifras del Ministerio de Cultura los peruanos leen menos de un libro al año y solo el 35% de la población asegura que tiene una fascinación o considera como una actividad de disfrute la lectura. Otro dato interesante del Instituto de Opinión Pública de la Pontificia Universidad Católica del Perú señala que en el país sólo el 15.5% lee en forma cotidiana; de ese mínimo porcentaje el 61.7% solo lee para estar informado.

Una de las grandes dificultades es el problema del acceso al libro, hay más lectores  en áreas urbanas de las ciudades que en zonas alto andinas y amazónicas. Esto se debe a la falta de acceso al libro y por otro lado al débil fomento de la lectura desde casa, escuela. En ese contexto, ¿Quién se aventura a ser escritor?

Este es sin lugar a dudas todo un reto, sobre todo para los nuevos talentos de la literatura peruana. Para Alex Rosas, escritor de 32 años, cuya primera obra se titula El Sótano, señala: "Escribo por una necesidad interior, para expresarme como artista, para poder plasmar en el papel historias, ideas, la forma cómo veo la sociedad y el mundo en general, tengo la necesidad de trasladar lo que imagino, concibo y se cocina en mi mente; parte de mi alma la dejo en mis historias".

Alex Rosas Pimentel, dejó todo por la prosa, por sus personajes, por construir un estilo propio, pero sobre todo por la pasión a lo que él considera su mayor fortuna, los libros. Más allá de ejercer un oficio, ve en la literatura una oportunidad para brindar experiencias, entretenimiento, aprendizaje y aportar al crecimiento de las personas en particular y a la sociedad en su conjunto, desde el lado más íntimo de un escritor, la palabra.

KRONODATOS
Su obra prima "El Sótano" revela una prosa ágil y una narrativa descriptiva fecunda. Se define como un escritor expresionista. Es una novela que revela una sociedad contemporánea en proceso de deshumanización, donde los lisiados de cuerpo, corazón y alma son retratados, y van caminando con su desamor a cuestas, siempre en una lucha constante y sin poder atravesar los límites que le devuelvan la ilusión.

Foto: difusión




Color Examples